Tipos de Fideicomiso

Un fideicomiso es un contrato en donde un fideicomitente aporta un bien a una persona o institución intermediaria para que sea administrado por un plazo definido y que al final llegue el bien otra vez al beneficiario. Aunque un fideicomiso pueda estar relacionado a cualquier tema siempre y cuando se legal, en México existe por ley una clasificación sobre los tipos de fideicomiso que se pueden hacer.

Los diferentes tipos de fideicomiso se dividen de acuerdo al uso que el fiduciario le da a los bienes, el cual está establecido normalmente por el fideicomitente ya que es el que aporta el bien. Principalmente son tres tipos de fideicomiso catalogados como de administración, inversión y garantía. Estas 3 categorías incluyen a los muchísimos tipos de contrato que pueden existir.

El primer tipo de fideicomiso es el de administración. Este tipo de fideicomiso es bastante común ya que se lleva a cabo cuando el fideicomitente le deja al fiduciario un bien para que este lo custodie, maneje y administre. Cuando termina el contrato donde se indica el manejo que recibirían los bienes y las condiciones que cada una de las partes debía cumplir, los bienes llegan al fideicomisario. Un ejemplo muy común de este tipo de fideicomiso es el de los fideicomisos testamentarios.

Al segundo tipo de fideicomiso lo llamamos de inversión. Simplemente el nombre indica lo que el fiduciario hace con los bienes que le son dados y es que el objetivo de este tipo de fideicomisos es la inversión y uso de los bienes en alguna plataforma, negocio u operación que haga que los bienes originales que dio el fideicomitente crezcan mientras el plazo y las condiciones se cumplen. Así el fideicomisario recibirá un valor diferente a lo que originalmente se transmitió al fiduciario. Este es el tipo más conveniente para el beneficiario y entre muchos podemos encontrar fideicomisos de bienes raíces y en bancos como los más comunes.

El tercer tipo es llamado fideicomiso de garantía. Este tipo se utiliza cuando existe un compromiso por parte del fideicomitente a pagar o a cumplir relacionado con el fideicomisario, en donde se dejan ciertos bienes bajo contrato para que exista una garantía que respalde al fideicomitente en caso de no poder cumplir con las obligaciones. Cuando el fideicomitente falla, la institución o persona que esté avalada como fiduciario debe vender los bienes para que el fideicomisario reciba su garantía. Un ejemplo de fideicomiso de garantía muy común es el de los prestamistas, que reciben bienes en garantía para que el fideicomitente pueda cumplir con su pago u obligación.

En caso de utilizar esta herramienta jurídica, es importante saber qué tipo de fideicomiso se hace y cuáles son las condiciones que se estipulan para que todas las partes cumplan con los requisitos. Puede que ante la gran cantidad de opciones que ofrece un fideicomiso las personas que no están muy bien informadas puedan tener confusión y esta categorización ayuda a entender un poco más las diferentes variantes que se pueden encontrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *