La Demasía en los Empeños

Cuando uno pide un préstamo en una casa de empeño, siempre existe la posibilidad de que se venza el plazo y el ignorante pierda su prenda. Cuando hay un empeño perdido, la casa de empeño pone en venta los bienes que se usaron como garantía para poder recuperar el valor de lo que fue prestado, aunque no todo lo recuperado por la venta pertenece al prestamista. Al vender un bien, cabe la posibilidad de que haya un sobrante en el precio de venta de la prenda, el cual le pertenece al pignorante y se le llama demasía.

La demasía es aquel valor que se encuentra entre lo que debe el pignorante y el valor en lo que se vende la prenda cuando el empeño se vence. Este restante le pertenece al deudor y debe ser reclamado en un plazo que normalmente abarca varios meses. Muchas casas de empeño acostumbran a no mencionar este derecho y es por eso que una gran cantidad de personas que empeñan sus pertenencias, nunca se enteran de que existe este derecho a recuperar el valor sobrante en caso de que una prenda sea vendida.

Para que el deudor pueda exigir su demasía, debe contar con su contrato o boleta de empeño que respalde la operación y también el valor establecido para la prenda. Es muy común que los deudores se deshagan de sus contratos cuando se pierde un empeño o cuando se vence un plazo y eso evita que puedan reclamar ese sobrante que les pertenece. Para cobrar una demasía también existen plazos que normalmente no pasan de 6 meses, en los cuales si el pignorante no exige su derecho, la empresa pasa a ser dueña de ese valor.

Una recomendación que se les hace a las personas que hayan perdido un empeño es no regalar o vender la boleta de empeño, ya que esta acción le da facultades a la persona que la compra o adquiere de cobrar la demasía. Es por eso que uno debe ser muy cuidadoso con su boleta, sobre todo cuando uno se encuentra cerca de las casas de empeño, donde es más fácil encontrar a estas personas apodadas como “coyotes”.

Al hacer un empeño siempre es importante preguntar sobre los derechos que tiene el deudor en las diferentes circunstancias que se pueden presentar. El derecho de demasía es uno de los más importantes y también uno de los que la mayoría de la gente no sabe que existe, por eso el pignorante debe informarse de manera correcta y acudir a casas de empeño donde se le respete el derecho de demasía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *