Historia de Banco Compartamos

Compartamos es actualmente un banco que tiene como principales clientes a gente de bajos recursos y mujeres. Esta institución cotiza en la bolsa mexicana de valores y está registrado como una empresa pública, aunque no siempre fue así.

Compartamos comenzó a principios de los años 90 como una asociación que realizaba programas donde se ayudaba a personas de bajos recursos. La gente que era ayudada por esta IAP recibía apoyo de diferentes maneras como podían ser prestamos de dinero, atención en salud y asistencia alimenticia. En esos tiempos al ser una IAP, Compartamos no estaba ligada al gobierno.

Unos años después, la participación de diferentes socios empezó a generar un cambio en los métodos que se manejaban en la organización. La institución creció en número de sucursales y consecuentemente subió el número de clientes. Con la expansión que se generó en los estados de Oaxaca, Chiapas y Tabasco, los números indicaban que la asociación podría seguir creciendo y así lo querían los propietarios.

A mediados de los años 90, Compartamos tenía más de 17,000 clientes, siendo así una gran referencia para el mundo de las microfinanzas por su rápido crecimiento y también por el gran resultado que estaban logrando siendo una asociación civil. Mientras avanzaban los años, Compartamos ya no solo podía sostenerse económicamente sino que ya eran capaces de tener ganancias derivadas de los intereses. Los dueños no tenían ninguna intención de parar el crecimiento del organismo así que en el año 2000 dejaron de ser una organización desafiliada al gobierno para convertirse en una SOFOL (Sociedad Financiera con Objeto Limitado) para poder lograr el objetivo de ayudar a más personas.

Con este nuevo paso dado por Compartamos, se podían atacar más sectores y el número de clientes aumentaba llegando a más de 150,000 en 2003 y 350,000 en 2004, dando así entrada a lo que sería su transformación a banco.

A principios del año 2006, Compartamos se convierte oficialmente en Banco Compartamos e inicia operaciones buscando el mismo objetivo en cuanto a clientes se refiere, solo que ahora con diferentes facultades. El crecimiento era imparable, tanto así que para cuando se dio la transformación en banco, Compartamos ya contaba con más de 180 oficinas y más de 600,000 clientes, cifras que para el 2010 se duplicaron y en la actualidad siguen creciendo.

Poco tiempo después de haberse convertido en banco comenzó su participación en la bolsa mexicana de valores y también tuvo un cambio de imagen aunque no cambiaron el funcionamiento ni las metas. Por más críticas que se hacían de parte de otros organismos esta organización no paraba y demostraba que a través de las microfinanzas se puede crear un modelo rentable de negocios y eso estaba respaldado por los millones de clientes que ya tenía el banco.

Lo más impresionante de todo el desarrollo de Compartamos es como ha crecido tanto en tan poco tiempo y teniendo como principales clientes a personas de bajos recursos. El gran logro de este banco es llegar y darles la oportunidad a personas que nunca tuvieron tanta facilidad de llegar y participar con un banco. Hoy en día el banco cuenta con un gran número de reconocimientos a nivel nacional e internacional debido a su gran funcionamiento, metodología y resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *