El Mito de las Casas de Empeño

En México las casas de empeño son una alternativa cuando se requiere un dinero rápido pero no toda la gente suele acudir a ellas o volver, ya que han tenido malas experiencias o simplemente no confían en el funcionamiento de las mismas.

Es común que haya personas que no acudirían a una casa de empeño debido a la mala fama que se ha creado sobre estas en los últimos años.  Los problemas que estas han mostrado para que se desarrolle ese pensamiento son varios como la desaparición de la prenda, excesos en las tasas de interés, empresas que se instalan en cierta época del año y desaparecen, etc.

Los problemas que crean los mitos sobre las casas de empeño se conocen a través de denuncias que la gente ha hecho donde expresan cómo han sido víctimas de abusos y fraudes. Esta situación ha ido creciendo debido a las malas recomendaciones que se generan por los problemas de los usuarios que han dejado de confiar en las casas de empeño.

Para evitar todo ese mal funcionamiento y abuso de las casas de empeño la PROFECO creo en el 2013 el Registro Público de Casas de Empeño que protege al usuario y matriculan a las casas de empeño para que no desaparezcan con las pertenencias de la gente. El Registro Público de Casas de Empeño obliga a las empresas a matricularse a cumplir con una serie de requisitos que protegen al pignorante. Con esta medida hoy en día es muy fácil saber que casa de empeño es confiable y cual no, algo que en el pasado era muy difícil de saber.

En México existen más de 6,000 casas de empeño donde un poco más del 20% no se encuentran legalmente registradas en el RPCE y eso evita que la PROFECO pueda regular su funcionamiento.

Para empeñar un bien en una casa de empeño es necesario primero informarse sobre donde uno está depositando su prenda y cuáles son las condiciones a las que uno se tiene que apegar. Si la empresa está registrada ante el Registro Público de Casas de Empeño, usted está protegido por la PROFECO contra cualquier abuso o fraude de la casa de empeño.

La mayoría de la gente que no confía en las casas de empeño es gente que no se informó sobre el funcionamiento de éstas y de las diferentes regulaciones que existen en el país. Siempre que se busque empeñar un bien es necesario checar si la empresa está matriculada en el Registro Público de Casas de Empeño y que cumpla con los requisitos solicitados para que su empeño y sus derechos como consumidor estén protegidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *