Casas de Empeño Atienden a Sector Descuidado por los Bancos

En México existe un alto porcentaje de personas que no pueden tener acceso a créditos o ayuda financiera de los bancos debido a diferentes razones como es la lentitud de los bancos en los procesos, las comisiones que se exigen para las tarjetas de crédito, falta de historial crediticio o problemas en sus antecedentes, entre otras. A causa de estos factores, una gran parte del sector que es descuidado por los bancos busca ayuda financiera en otro tipo de establecimientos que son las casas de empeño.

Cuando los usuarios tienen dificultades para hacerse de los servicios de un banco, las casas de empeño se muestran como una de las opciones más atractivas para pedir ayuda financiera. Son grandísimas las diferencias que hay entre un banco y una casa de empeño, empezando por el tamaño y por la cantidad de clientes que manejan, lo cual es un gran factor a la hora de compararlos en cuanto a rapidez.

Mucha gente no pide ayuda financiera a los bancos por la velocidad en la que estos realizan los trámites, ya que cuando un usuario pide un crédito, la institución lleva a cabo una investigación sobre el perfil de la persona y su historial aunque no sin antes tener que pasar una solicitud por diferentes departamentos para que sea procesada. Ese tiempo que se pierde en solicitar un crédito puede ser ahorrado por el cliente asistiendo a una casa de empeño. Los dos tipos de negocios son diferentes pero las casas de empeño muchas veces llegan a ser la mejor opción para mucha gente que tiene urgencia en conseguir un dinero.

Los usuarios que tienen problemas para acceder a los servicios de un banco no solo se refugian en las casas de empeño por la velocidad en la que se realizan los trámites y se entrega el dinero, también es la facilidad que hay en el proceso de empeño. En las casas de empeño basta con comprobar que los bienes empeñados son propiedad del usuario y una vez evaluado su valor, el préstamo se hace y las prendas quedan en garantía. Los trámites de las casas de empeño son inmediatos y en algunas ocasiones pueden tardar hasta 48 horas, sobre todo cuando se trata de empeño de automóviles o casas. Por otro lado, los bancos, al revisar el historial crediticio, muchos clientes quedan rechazados de la posibilidad de un crédito y ahí es cuando muchos acuden a las casas de empeño.

Otra cuestión son los requisitos y comisiones que tienen las tarjetas de crédito, siendo una barrera para gente de bajos recursos que no siempre tienen la posibilidad de contar con un fondo de ahorros que respalde a la tarjeta. Los bienes que se utilizan en una casa de empeño son objetos que ya son posesión de la persona que los empeña y es por eso que mucha gente prefiere está opción, ya que el no pagar una tarjeta de crédito puede salir más caro.

Son muchas características en el funcionamiento de los bancos las que hacen que una gran cantidad de usuarios opten por utilizar las casas de empeño. Siempre es importante analizar las dos partes para ver cuál es el tipo de institución que más conviene para obtener un financiamiento adecuado dependiendo del perfil del usuario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *